Asistentes virtuales

Los asistentes virtuales están aquí para ayudarnos en el día a día. Sácales el máximo partido al domotizar tu casa

Los asistentes virtuales a tu servicio las 24hs

Existen momentos cotidianos que en algunas situaciones requieren un esfuerzo extra por nuestra parte.

Al domotizar tu casa abres la puerta a poder controlarla de forma remota, desde el móvil y también mediante la voz a través de los altavoces inteligentes y sus asistentes virtuales.

Ya sea abrir una persiana, apagar todas las luces o conocer el estado de la calefacción, ahora puedes acudir a tu asistente virtual para que te dé soporte y te ayude a controlar tu casa.

En la práctica, un asistente virtual te permite abrir y cerrar las persianas sin esfuerzo o conocer si hay alguna luz encendida después de que se vayan los invitados.

También te ayudan a cambiar la temperatura de la calefacción y ponerte en contacto con familiares y amigos.

¿Cómo funciona un asistente virtual?

Un asistente virtual analiza todo lo que dices a la espera de que menciones el comando activador.

Los asistentes virtuales más conocidos se activan con los siguientes comandos: «Alexa», «Oye Siri» o «Hey Google». Una vez que lo reconocen intentarán realizar alguna acción teniendo en cuenta lo siguiente que digas.

De forma que si dices: «Alexa, ¿qué hora es?», el asistente virtual te dirá la hora.

En este punto entra en juego la domótica de tu vivienda, pudiendo conectarla con el asistente virtual y de esta forma poder controlar tu casa mediante comandos, por ejemplo «Oye Siri, apaga las luces de la terraza».

La mejora en la accesibilidad es enorme, ya que te permite manipular tu casa sin necesidad de desplazarte o conocer el estado de la misma sin tener que ir a verlo o tocarlo.

Si ya tienes un asistente virtual, sácale el máximo partido controlando tu casa.

Si todavía no lo tienes, nosotros te ayudamos a elegir el que mejor te convenga.