Lo que debes saber ANTES de domotizar tus persianas

Publicado el 3 de julio de 2022
Página de inicio / Blog / Lo que debes saber ANTES de domotizar tus persianas

Si te planteas domotizar las persianas motorizadas de tu vivienda debes considerar si la instalación eléctrica está preparada para asumir la mejora de prestaciones. Por ello quiero explicarte lo que debes saber antes de domotizar tus persianas con motor para que no se dañen y se empiecen a quemar.

Antes de domotizar tus persianas

Una vez hayas decidido domotizar tus persianas debes comprobar si la instalación eléctrica soportará el uso simultáneo de todas las persianas de tu vivienda.

Diariamente las abrimos y cerramos una a una, sin embargo, una de las ventajas de domotizar las persianas es poder centralizar su funcionamiento y abrirlas o cerrarlas todas a la vez.

Pero esto tiene un inconveniente: existe un fenómeno denominado caída de tensión que provoca el aumento de la intensidad de nuestra instalación eléctrica, disminuyendo la vida útil de los motores de las persianas y otros aparatos eléctricos.

La caída de tensión

Aunque el tema es un poco denso, intentaré explicarlo de manera simple para que se pueda entender el concepto y el problema.

Cuando se proyecta cualquier tipo de construcción que necesite una instalación eléctrica se deben realizar los cálculos de consumo de cada elemento y la distancia a la que se encuentran.

Esos datos sirven para conocer las características de diferentes elementos, como el grosor de los cables o la cantidad de protecciones que necesitaremos en el cuadro eléctrico.

De esta forma, utilizando cables del grosor adecuado, es posible controlar y limitar la caída de tensión que tendremos en los puntos más alejados de la construcción y mantenernos así dentro de los límites marcados por el Reglamento de baja tensión.

La ley de ohm

La caída de tensión y el aumento de la intensidad vienen definidas por la ley de ohm, que dice así:

La intensidad de corriente que atraviesa un circuito es directamente proporcional al voltaje o tensión del mismo e inversamente proporcional a la resistencia que presenta.

Dicho de una forma más simple y centrado en lo que nos interesa:

A menor voltaje mayor intensidad.

En consecuencia, si en algún momento el voltaje de nuestra vivienda disminuye por alguna razón, se producirá un pico de intensidad que puede quemar los dispositivos eléctricos.

¿Qué provoca una caída de tensión?

Este fenómeno ocurre por la resistencia del material de los propios cables al paso de la electricidad, de modo que si tenemos un cable muy largo la cantidad de voltios que tenemos en el comienzo del cable será mayor a la que tengamos en el final del mismo.

Además, cada vez que ponemos en marcha una persiana, el motor genera una caída de tensión que viene dada por su encendido.

Así que la caída de tensión que se produce al encender todas las persianas de forma simultanea, más la propia caída de tensión del grosor del cable y su distancia al cuadro eléctrico, puede superar los límites y generar un desgaste excesivo en los motores y a la larga romperse.

Para paliar este efecto se deben utilizar cables de mayor grosor y de esta manera poder asegurar el consumo mínimo necesario al final del cable.

Comprobando nuestra instalación eléctrica

Ahora que sabemos que una caída de tensión puede estropear los motores de las persianas debemos verificar si los nuestros corren ese peligro.

Para hacerlo necesitaremos conocer el consumo de cada uno de los motores, la cantidad de metros de cable que hay desde el cuadro eléctrico hasta ellos y el grosor del mismo en cada sección de la vivienda.

Tras los cálculos, debemos verificar si la caída de tensión se encuentra dentro de los límites marcados por el Reglamento de baja tensión:

La caída de tensión máxima es del 3 % para cualquier circuito interior de viviendas, y para otras instalaciones interiores o receptoras, del 3 % para alumbrado y del 5 % para los demás usos.

Como te habrás dado cuenta, no es algo simple de saber, podría explicártelo pero por el momento te diré de qué manera puedes verificarlo sin tantas complicaciones, no será exacto pero te podrá dar una idea de si hay o no riesgo de que se estropeen los motores.

Diferentes formas de verificar una caída de tensión:

Comprobar el grosor del cable

Comprobar el grosor del cable que llega a la caja de conexiones donde se alimenta el motor de la persiana y compararla con el número de persianas con motor.

Un cable de 2,5mm2 soporta 3680 vatios, de media un motor de persiana consume 180 vatios.

Si el cable es de 2,5mm2 de grosor es un buen indicador de que la instalación está bien dimensionada, ya que podría soportar el funcionamiento teórico simultáneo de 20 persianas. Sin embargo existe una caída de tensión, por lo que mi recomendación es no conectar mas de 15 motores en una línea con cable de 2,5mm2.

Si el cable es de 1,5mm2 soporta 2300 vatios, teóricamente aguantaría el funcionamiento de 12 persianas, pero al igual que antes existe una pérdida por la resistividad del cable, así que mi recomendación es que no existan más de 7 persianas funcionando de forma simultánea.

Si lo haces es posible que exista un riesgo de que se produzca una caída de tensión elevada que pueda dañar los motores.

Esta forma es complicada ya que debes abrir todas las cajas de conexiones de las persianas y ver el grosor del cable, luego debes ir al cuadro eléctrico y ver el grosor del cable de la línea que las alimenta.

Comprobar el voltaje

Otra forma es comprobar con un voltímetro el voltaje que llega al motor cuando está apagado y cuando todos están en funcionamiento.

Al verificar los voltios que llegan al motor cuando está apagado y cuando está funcionando puedes conocer la caída de tensión que se produce.

Para hacerlo la de forma correcta deberás ir a los motores y medir los voltios dos veces: primero con los motores apagados y luego mientras todas las persianas estén en funcionamiento. Tras esto debes verificar si la diferencia entre los dos resultados es mayor del 3%. Para cada motor.

Si es mayor, mi recomendación es que dividas la apertura y el cierre simultáneo en grupos de persianas. Yo normalmente suelo instalar un botón por planta.

Conclusión

Aunque pueda parecer que es sencillo domotizar las persianas no siempre nuestra vivienda está preparada para ello. Si no lo está, lo más seguro es que a los pocos meses los motores empiecen a romperse y no pararán hasta que se evite el funcionamiento simultáneo, precisamente porque en el momento de construir la vivienda no se realizó una previsión de simultaneidad.

Si no estás seguro puedes contactarme y te ayudaré a domotizarlas de forma segura.

 

Compartir

Comentarios

¿Quieres domotizar tu casa?

Hola, soy Nacho Badia. Ayudo a las personas instalando sistemas domóticos para que puedan encontrarse más a gusto en su casa. Mi única pregunta es, ¿quieres que te ayude?

Si! ayudame
Sobre mí
Sobre mí
Amante de la tecnología. En mis años de vida laboral he tenido la oportunidad de invertir la mitad del tiempo de cara al cliente y la otra mitad desarrollando servicios al mismo.

He aprendido que, independientemente del área de trabajo, la finalidad es conseguir su satisfacción y su confianza, imprescindible para que nuestra empresa se convierta en su primera elección.

Por esta razón, cada uno de los proyectos en los que participo son diseñados y desarrollados para conseguir la mejor experiencia por parte del usuario.