Bombillas inteligentes, regulables y led

Publicado el 28 de agosto de 2021
Página de inicio / Blog / Bombillas inteligentes, regulables y led
Bombilla regulable

En pleno siglo XXI, la domótica se ha metido hasta en fondo de nuestra casa y nos permite poder manejar un conjunto de elementos de nuestro hogar con tan sólo un clic de nuestro teléfono o mediante un comando de voz gracias a los asistentes virtuales.

Elementos como las puertas, ventanas, persianas o los electrodomésticos pueden estar interconectados por medio de wifi y asistentes virtuales.

Dentro de todo este entramado de tecnología también entraría la posibilidad de poder manejar las luces del hogar con acciones como encender o apagar, sensores de movimiento para que se enciendan o regular la intensidad de la luz según en qué situación estemos.

En el mercado ya podemos encontrar bombillas inteligentes que permiten que se pueda llevar a cabo esta acción en domótica, como el tener la intensidad de luz al 50% o disminuir la intensidad al 20% o menos por la noche.

Sin duda, la capacidad de regular la luz también tiene un impacto beneficioso en cuanto al ahorro de luz y energía.

Y de todo esto hablaremos aquí.

Bombillas inteligentes

Una bombilla inteligente es una bombilla especial que se puede controlar desde una aplicación móvil, ya sea desde un sistema Android o Apple.

Tenemos tres opciones para poder controlar las bombillas inteligentes:

  • Zigbee. Se conectan a la red WiFi a través de un puente o “hub”, este a su vez también se conecta con el teléfono móvil. Esta aplicación es la que usa Philips Hue, un puente pensado para que se centralice la conexión y el control de los aparatos de domótica en casa como son los asistentes del hogar, música, electrodomésticos, etc.
  • WiFi. Existen bombillas que se conectan directamente a la red WiFi de casa sin necesidad de ningún puente. Es el modo de conexión que se utiliza mayormente y tiene la ventaja de que no se necesita comprar ni instalar el puente.
  • Bluetooth. También hay bombillas que se conectan con la tecnología bluetooth del smartphone, aunque tienen la desventaja de que no se pueden controlar desde fuera de casa. Es el sistema menos usado actualmente puesto que limita la utilidad de la bombilla.

¿Para qué sirve una bombilla inteligente?

Entre las funcionalidades que tienen, tú puedes:

  • Sincronizarla con la posición GPS desde el móvil, de esta forma las luces se apagan automáticamente cuando te vayas de casa y se enciendan cuando vuelvas.
  • Encender y apagar desde el móvil y desde cualquier lugar del planeta.
  • Integrarlas con otros dispositivos inteligentes de tu casa, como el smartTV o el equipo de música.
  • Regular la intensidad y, en ciertos modelos, hasta el color. Esto permite controlar la iluminación ambiental.
  • Controlarlas por voz por medio de asistentes virtuales como Alexa o Siri.
  • Programarlas para que se enciendan y apaguen en ciertos días y horas.
  • Integrarlas en tu sistema domótico para ganar funcionalidades. (encenderla al abrir una puerta, con un detector de presencia, etc…)

Ventajas de la iluminación inteligente frente a la tradicional o de bajo consumo

  • Cambiar todas las bombillas a LED (la gran mayoría de las bombillas inteligentes son LED) supone un desembolso, pero la durabilidad de estas bombillas y su bajo consumo hace que, comparando con otros tipos de bombillas, se gane en ahorro.
  • Las bombillas LED son las consideradas más eficientes a nivel energético. Ofrece hasta un 80% de ahorro frente a las bombillas tradicionales y hasta un 50% frente a las de bajo consumo.
  • Son fabricadas con materiales ecológicos y carecen de componentes contaminantes como el mercurio, por ejemplo.
  • Al ser LED requieren menos potencia (watios) que las tradicionales. Al requerir poca potencia para dar la misma intensidad de luz, tiene un mayor ahorro en la factura de la luz.
  • Dan luminosidad de forma instantánea.
  • Las bombillas LED no se calientan, por lo que no se pierde energía en forma de calor y evitamos quemarnos al tocarlas.
  • Permiten que se pueda regular la intensidad sin variar la intensidad de la luz que dan.
  • Emiten luz de calidad alta en cuanto a reproducción cromática (CRI). Las bombillas LED cuentan con valores CRI iguales o superiores a 80, haciendo que sea una luz más económica y de mayor calidad.

Dormir bien con la luz idónea

Dormir de forma correcta tiene múltiples beneficios, ya sea en nuestra salud como en el estado de ánimo.

La iluminación del dormitorio es una de las cosas más importantes para conseguir tener un sueño reparador y optimizar nuestro ciclo del sueño.

Los seres humanos estamos preparados, desde los albores del tiempo, para levantarnos con el sol y dormirnos cuando anochece, aunque la mayoría de las veces estos ciclos no coinciden con nuestro horario.

Esto provoca que descansemos mal, nuestro rendimiento sea peor e, incluso, repercute de manera negativa en nuestro estado de ánimo.

Cuando dormimos producimos una hormona llamada melatonina que hace que podamos dormir y descansar.

Esta se encarga de regular nuestro reloj biológico y sufre modificaciones afectadas por la luz.

Es decir, la hormona hace que tengamos sueño por la noche (sin luz) y nos despierta cuando hay más luminosidad.

En función de la luz que tengamos en la habitación, las dosis de melatonina que crea nuestro cerebro pueden ser mayor o menor afectando al sueño, así como controlar la termorregulación, la presión arterial y la autorregulación de la glucosa.

Iluminación para dormir mejor

Hasta hacía bastante poco, las bombillas tan sólo ofrecían luz cálida (amarilla) o fría (blanca) y habitual en garajes, cocinas, etc.

Actualmente, existen también varios tipos de bombillas que imitan la luz natural (la del sol) y, aunque es perfecta para las actividades que se realizan durante el día, por la noche lo más adecuado es usar una luz más tenue y cálida.

Esta intensidad de luz indica a nuestro cerebro que es hora de relajarse y prepararse para el sueño.

Lo ideal es colocar en el dormitorio bombillas que den luz cálida (unos 2.800 grados Kelvin), en lámparas situadas en la mesita de noche.

Otra opción es usar bombillas LED inteligentes, que nos permiten regular la potencia de la bombilla, adaptando su intensidad según la actividad que se esté realizando y la temperatura de la luz; siendo lo ideal bajar la luz en la habitación al 20% para que nuestro cerebro interprete que necesitamos dormir en breve tiempo.

Si tu casa tiene tecnología en domótica, podrás configurarla según los horarios para que te den un tipo de luz u otra, así como regular la intensidad de la luz que desees.

En conclusión

Gracias a la domótica podemos usar bombillas que nos permitan ahorrar en la factura de la luz, puesto que la tecnología LED permite ahorrar en watios, regular la intensidad y el color de dichas bombillas.

Las bombillas inteligentes LED ofrecen una gran variedad de ventajas que puede hacer que nuestro hogar no gaste de más y regular la luz como se desee. Desde luego, son la mejor apuesta para nuestro hogar.

Compartir

Comentarios

¿Quieres domotizar tu casa?

Hola, soy Nacho Badia. Ayudo a las personas instalando sistemas domóticos para que puedan encontrarse más a gusto en su casa. Mi única pregunta es, ¿quieres que te ayude?

Si! ayudame
Sobre mí
Sobre mí
Amante de la tecnología. En mis años de vida laboral he tenido la oportunidad de invertir la mitad del tiempo de cara al cliente y la otra mitad desarrollando servicios al mismo.

He aprendido que, independientemente del área de trabajo, la finalidad es conseguir su satisfacción y su confianza, imprescindible para que nuestra empresa se convierta en su primera elección.

Por esta razón, cada uno de los proyectos en los que participo son diseñados y desarrollados para conseguir la mejor experiencia por parte del usuario.